El Coloso de Santa Ursula, más que un estadio.

Mejor conocido como el Estadio Azteca, probablemente el recinto deportivo con mayor historia en nuestro país. Inaugurado en Abril de 1966 y con un costo de aproximadamente $260 millones de pesos, ha sido anfitrión de dos Copas del Mundo Fifa, Copas Confederaciones, Mundiales Sub-20, conciertos y eventos.

El estadio fue nombrado así por estar construido en el antiguo ejido de Santa Ursula ubicado en la calzada de Tlaplan y tras un concurso para seleccionar el nombre, el señor Antonio Vázquez Torres de León lo bautizó como Azteca. Desde ese momento no se le ha cambiado el nombre.

El Coloso de Santa Ursula se ha convertido en un ícono emblemático de la Ciudad de México y del mundo por su arquitectura e historia. Con una capacidad de 100 mil espectadores, el Estadio Azteca coloco a nuestro país como una nación poderosa y a la altura de cualquier mega construcción.

Otro símbolo arquitectónico importante se encuentra en la entrada principal y se llama el Sol Rojo. Obra de Alexander Calder compuesta por tres aportes en forma de pirámide las cuales soportan un circulo rojo al centro.

Es por eso que el Estadio Azteca no solo representa un recinto para eventos y juegos deportivos, se ha encargado de formar parte del paisaje cultural y de la historia de la Ciudad de México.